Blog

Declaración del Obispo W. Shawn McKnight en respuesta al veredicto en el juicio por asesinato de Derek Chauvin

En respuesta al veredicto de culpabilidad en el juicio del ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd en mayo de 2020, el obispo W. Shawn McKnight ha emitido la siguiente declaración:

Si bien el juicio de Derek Chauvin ha terminado y nuestro sistema de justicia avanza, aún debemos enfrentar la realidad de que no hemos terminado con el racismo.

En nuestras propias comunidades, incluso en la Diócesis de Jefferson City, las personas están siendo humilladas y denigradas por su raza. Su dignidad humana está siendo aplastada y mancillada porque son vistos como “otros” o “menos que”.

Permítanme ser claro: todos los seres humanos son nuestros hermanos y hermanas, sin importar su raza, idioma o credo. Debe cesar la violencia motivada por el racismo.

Como escribieron mis hermanos obispos en mayo pasado, “El racismo no es una cosa del pasado o simplemente un tema político descartable del que hablar cuando sea conveniente. Es un peligro real y presente que debe enfrentarse de frente. Como miembros de la Iglesia, debemos defender las acciones correctas y justas más difíciles en lugar de los errores fáciles de la indiferencia. No podemos hacernos de la vista gorda ante estas atrocidades y aun así tratar de profesar respetar cada vida humana. Servimos a un Dios de amor, misericordia y justicia “.

Adoptar una postura de acciones correctas y justas requiere algo más que declarar “No soy racista”. Requiere que cada uno de nosotros observe cómo nos impacta la cultura en la que vivimos. Seamos honestos con nosotros mismos: el racismo siempre y en todas partes está mal, es un mal intrínseco, y puede existir incluso donde los blancos no lo vemos. Es demasiado fácil y deshonesto ser indiferente al racismo, decirnos a nosotros mismos que no tenemos nada que ver con el dolor y el sufrimiento, el terror, que algunas personas que no son blancas viven cada día.

Las actividades que los blancos dan por sentado (asistir a eventos públicos, ir de compras, caminar por una reunión social improvisada) pueden ser momentos de humillación y peligro. Creemos que Dios ha creado a todos los seres humanos iguales. No podemos ser indiferentes a esta privación de la dignidad humana básica que eventualmente pone en peligro vidas humanas.

En nuestra carta pastoral más reciente contra el racismo, Abramos nuestros corazones, los obispos católicos de EE. UU pedimos que los católicos comprendan que: “El racismo es un problema de vida”.

El racismo solo se detendrá si cada uno de nosotros se compromete profundamente a la conversión.

Rezo por un despertar de la conciencia en todos los estadounidenses, pero especialmente en nuestros fieles. Rezo por el descanso del alma de George Floyd, por Derek Chauvin, por su familia y amigos, y por todos los que han perdido la vida debido a la violencia racial.

También pido a todas las personas que se unan a mí para orar por una conversión de corazones y mentes, comenzando por nosotros mismos. Esta es la única forma de poner fin a la violencia y lograr una paz real en nuestras comunidades. Agradezco a quienes son considerados minorías en nuestro país, que sufren una gran persecución y dificultades y, sin embargo, se esfuerzan por perseverar y permanecer fieles al deseo de Dios de que todas las personas vivan en paz y armonía.