Blog

Decreto sobre las actividades pastorales durante la pandemia COVID-19

El siguiente decreto fue emitido por el obispo W. Shawn McKnight el 31 de marzo de 2020. Es efectivo del 1 al 30 de abril de 2020.

A la luz de las guías del Gobierno Federal de los Estados Unidos, el Estado de Missouri, las directivas de los funcionarios de salud del condado, el Decreto especial de la Congregación de Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (Prot. N. 153/20 y “Actualización” del 25 de marzo de 2020), y en beneficio del bien común, por la presente ordeno como Obispo Diocesano las siguientes directivas sobre todas las actividades pastorales en la Diócesis de Jefferson City:

  1. Las celebraciones públicas de la liturgia y de las devociones están expresamente prohibidas. Las familias y las personas que son asintomáticas pueden visitar su iglesia parroquial para orar en privado, siempre que no haya más de diez personas presentes en la iglesia al mismo tiempo y se observe el distanciamiento social (al menos seis pies entre cada persona). Los pastores y sus equivalentes son responsables de asegurar que no más de diez personas estén presentes en la iglesia cuando esté abierta al público. Se alienta a las familias y a las personas a orar en casa, especialmente la Liturgia de las Horas, las Escrituras, el Rosario, la Coronilla de la Divina Misericordia, y a participar espiritualmente en celebraciones sagradas en vivo desde la Santa Sede, nuestra Catedral y su iglesia parroquial local.
  • Se alienta a los sacerdotes a celebrar la Misa todos los días, en nombre de y para su rebaño, pero con no más de un ministro asistente y otra persona si la Misa se está transmitiendo en vivo (todos deben ser asintomáticos).
  • Las Misas sin una congregación, que se transmitan en vivo para el beneficio de los fieles, pueden tener hasta nueve ministros asintomáticos (músicos, lectores, acólitos, diáconos, etc.) solo para las siguientes ocasiones solemnes: los servicios de Semana Santa del Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo y la Vigilia Pascual; los domingos de la temporada de Pascua; las Misas solemnes en el aniversario de la dedicación del altar o iglesia parroquial y el día de la fiesta patronal de la parroquia. Se debe observar el distanciamiento social para estas Misas, sin procesión del ofertorio o el intercambio del signo de la paz, y se alienta a los ministros que asistan a no presentarse para la Sagrada Comunión.
  • La Misa Crismal se transmitirá en vivo desde la Catedral el jueves 2 de abril a las 10:00 a.m. Todos los fieles, especialmente los sacerdotes, deben participar espiritualmente al ver la transmisión en vivo de esta Misa que celebra nuestra unidad como pueblo sacerdotal. Se alienta a los sacerdotes de la diócesis a renovar juntos sus promesas sacerdotales al mismo tiempo. La distribución de los santos óleos después de la Misa Crismal tendrá lugar en conjunto con los decanos y los diáconos de la diócesis. Los santos óleos del año pasado se utilizarán hasta que los nuevos santos óleos hayan sido distribuidos, lo que puede no ocurrir hasta más tarde en la temporada de Pascua.
  • El Domingo de Ramos, la conmemoración de la entrada del Señor a Jerusalén se celebrará dentro de los edificios de la iglesia de la siguiente manera: cuando se transmita en vivo, se adoptará la segunda forma dada en el Misal Romano (la entrada solemne); cuando no se transmita en vivo, se debe usar la tercera forma (la entrada simple). Debido a la preocupación por la contaminación, las palmas bendecidas de la entrada solemne no deben ponerse a disposición de los fieles.
  • Para la Misa de la Cena del Señor, se debe omitir el lavado de pies, que ya es opcional. Al final de la Misa de la Cena del Señor, la procesión también se omite y el Santísimo Sacramento debe mantenerse en el tabernáculo. En este día, la facultad para celebrar la Misa en la parroquia o en una capilla, sin la presencia de la gente, se otorga excepcionalmente a todos los sacerdotes.
  • El Viernes Santo, se agregará la siguiente intención:

XI. Por el fin de la pandemia

Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la epidemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y a la salvación a todas las víctimas que han muerto.

Oración en silencio. Prosigue el sacerdote:

Dios todopoderoso y eterno, singular protector de la enfermedad humana, mira compasivo la aflicción de tus hijos que padecen esta epidemia; alivia el dolor de los enfermos, da fuerza a quienes los cuidan, acoge en tu paz a los que han muerto y, mientras dura esta tribulación, has que todos puedan encontrar alivio en tu misericordia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.   

La adoración de la Cruz por beso se limitará únicamente al celebrante. Otros ministros pueden hacer una genuflexión individualmente o inclinarse ante la Cruz.

  • La Vigilia Pascual se celebrará solo en la Catedral y las parroquias. Cuando se transmita en vivo y con un número adecuado de ministros asistentes (pero no más de nueve), se puede realizar un Lucernario simplificado con la bendición del fuego y el cirio dentro de la iglesia; de lo contrario, la Vigilia Pascual comienza con una simple iluminación del Cirio Pascual y el canto del Exsultet a continuación. Para la “Liturgia bautismal” solo se debe hacer la “Renovación de las promesas bautismales”. El Bautismo, la Confirmación y la Primera Comunión de los elegidos se llevarán a cabo un domingo (o su vigilia) de la temporada de Pascua o cuando se reanude la celebración pública de la Misa. La recepción de plena comunión de los Candidatos con la Iglesia Católica tendrá lugar en cualquier momento después de que se haya levantado la prohibición de las Misas públicas. Las personas, ya sean catecúmenos o no, que estén en peligro de muerte pero no estén en el punto de la muerte y, por lo tanto, puedan escuchar y responder las preguntas involucradas, pueden ser bautizadas con el rito más corto en el Rito de Iniciación Cristiana de Adultos (cf “Iniciación cristiana de una persona en peligro de muerte”). Si están en el punto de la muerte, debe observarse la “Iniciación cristiana para los moribundos” en el Cuidado Pastoral de los Enfermos (cf. no. 277). Los candidatos a la comunión plena que estén en peligro de muerte pueden ser recibidos, confirmados y recibir la Primera Comunión de inmediato, incluso fuera de la Misa, con la celebración del Rito de la Penitencia de antemano.
  • El Domingo de la Divina Misericordia (Segundo domingo de Pascua), una Hora Santa especial con la recitación de la Coronilla de la Divina Misericordia y la Bendición Solemne también se puede celebrar con hasta nueve ministros asistentes si se transmite en vivo.

Los servicios que no se transmitan en vivo en estos días deben cumplir con el requisito de no más de un ministro asistente.

  • Los ritos funerarios se pueden celebrar con no más de diez personas presentes (incluidos los ministros y el personal de la funeraria). Los servicios al pie de las tumbas pueden llevarse a cabo inmediatamente con no más de diez personas presentes, y la celebración de una Misa conmemorativa puede tener lugar una vez que se levante la prohibición de Misas públicas. La transmisión en vivo de los ritos funerarios beneficiaría a los fieles que no puedan asistir en persona.
  • Las bodas deben reprogramarse para un momento posterior. Sin embargo, las liturgias de boda pueden tener lugar con no más de diez personas presentes (incluidos los ministros). Se recomienda la transmisión en vivo de la liturgia de la boda para beneficio de aquellos que no puedan asistir en persona.
  • La distribución de la Sagrada Comunión fuera de la Misa y la celebración de la Unción de los Enfermos no están permitidas, excepto para la celebración de la Extremaunción. Se alienta a los fieles a buscar los sacramentos de su párroco antes de ir al hospital, ya que no hay garantía de que un sacerdote estará disponible o que podrá ingresar en algunos hospitales en determinados momentos.
  • Para la Extremaunción, se observará el uso de una máscara, guantes médicos, aceite fresco y una bola de algodón o hisopo (Q-Tip), como se comunicó previamente. Para evitar la contaminación del Santísimo Sacramento, el sacerdote o los ministros solo deben tener la cantidad de Comunión necesaria para el Viático.
  • El Sacramento de la Penitencia debe ofrecerse diariamente con cita previa o en momentos designados en la iglesia o en algún otro lugar adecuado, siempre que se observe lo siguiente:
  • Una persona designada monitorea el número de personas presentes en el espacio en cualquier momento, asegurando que no haya más de diez personas (incluido el confesor).
  • El distanciamiento social se observa al escuchar confesiones en una habitación grande o al aire libre con sillas o reclinatorios colocados al menos seis pies entre el confesor y el penitente, y sin nadie más presente en la habitación o el espacio para preservar el sigilo sacramental;
  • Se permite el uso de un confesionario, pero solo si existe una barrera completa (como una pared con una rejilla fija) entre el penitente y el confesor. Se deben proporcionar toallitas desinfectantes en el lado del penitente para limpiar el reclinatorio antes de su uso.
  • El Sacramento de la Penitencia no se debe celebrar por teléfono. Además, en las circunstancias actuales, los teléfonos celulares no deben usarse incluso para la amplificación de voces entre un confesor y un penitente que están en el rango visual mutuo. Las amenazas hoy en día contra el sigilo sacramental también generan preguntas sobre la información en los teléfonos celulares. 

Cuando los fieles se encuentren en la dolorosa imposibilidad de recibir la absolución sacramental, debe recordarse que la contrición perfecta, proveniente del amor de Dios, amada por encima de todas las cosas, expresada por una sincera solicitud de perdón (lo que el penitente sea capaz de expresar en ese momento) y acompañado de la firme resolución de recurrir, lo antes posible, a la confesión sacramental, obtiene el perdón de los pecados, incluso los mortales (cf. CIC, no. 1452). Por Decreto de la Penitenciaría Apostólica (20 de marzo de 2020), se otorga el regalo de Indulgencias especiales a los fieles que padecen COVID-19, así como a los trabajadores de la salud, los miembros de la familia y todos aquellos que, en cualquier capacidad, incluso a través de la oración, cuidan de ellos.

  • Todas las Misas de Confirmación serán reprogramadas.
  1. Las capillas de adoración con exposición del Santísimo Sacramento deben cerrarse hasta que se levante la prohibición de Misas públicas. De acuerdo con el no. 1, las procesiones Eucarísticas y la bendición no están permitidas (excepto con respecto al n. 3f.)
  1. Todas las reuniones en persona, con más de diez personas o que no pueden garantizar un distanciamiento social adecuado de al menos seis pies están estrictamente prohibidas, ya sea en interiores o exteriores. Esta prohibición incluye y no se limita a las siguientes actividades: educación, catequesis, pastoral juvenil, actividades devocionales, socialización y otras actividades pastorales similares. El area de juegos para niños al aire libre o bajo techo no debe estar disponible para su uso.
  1. Las actividades caritativas de la Iglesia deben seguir las políticas diocesanas de ambiente seguro (Virtus) y la guía del director de salud del condado local.



Sinceramente, suyo en Cristo
Reverendísdimo W. Shawn McKnight
Obispo de Jefferson City