Blog

Consejera de trauma infantil ofrece consejos para tranquilizar a los niños durante la crisis del coronavirus

Los adultos quieren mantener a los niños seguros y saludables durante el brote de coronavirus, pero también es importante cuidar su salud emocional.

“En muchos casos, transmitimos nuestra ansiedad a nuestros hijos”, observó Nancy Hoey, una madre católica, consejera profesional  licenciada, y profesional certificada en trauma clínico, que es miembro de la parroquia de la Catedral de St. Joseph en Jefferson City. 

“Aun cuando el coronavirus es algo de lo que debe preocuparse”, afirmó, “es importante recordar que nuestros cerebros adultos pueden reconciliar las cosas de manera diferente a la de un niño, por lo que no debemos causarles una preocupación adicional”. 

Señaló que los niños a menudo miran a sus padres para dar se cuenta de cuán preocupados o intranquilos deberían estar por lo que sucede en las noticias.

“Al igual que el niño pequeño que se cae al correr; si su madre parece asustada, es probable que empiecen a llorar”, dijo.

La clave es que los padres y otros adultos importantes en sus vidas validen adecuadamente las preocupaciones de los niños sin empeorarlas.

“Digamos que Juanito llega a casa y le dice que un compañero de clase le dijo que todos íbamos a morir por el virus, y ahora está preocupado”, dijo. “Valide la emoción diciendo: ‘¡Guau! Me preocuparía que alguien también me dijera eso’ “.

Luego, recomendó la Sra. Hoey, hable con el niño de una manera apropiada para su edad, pero también calme sus temores: “Sí, hay un virus. También hay mucha gente confundida acerca de lo que realmente significa. Al igual que cada temporada de resfriados y gripe, tenemos mucho cuidado de lavarnos las manos, comer alimentos saludables, tomar nuestras vitaminas y taparnos la boca cuando estornudamos o tosemos. Cuando hacemos eso, nos mantenemos realmente saludables”.

Decir cosas como “eso es tonto” o “eso no es algo de qué preocuparse” no impide que un niño se preocupe; en su lugar, convence al niño de guardar sus preocupaciones en su interior”.

La Sra. Hoey también recomendó limitar la exposición de los niños a la cobertura de los medios de comunicación y a tener en cuenta cómo esa cobertura puede estar afectando a los niños.

Alentó a los padres a seguir siendo pacientes si los niños necesitan “hablar más del tema”.

Finalmente, instó a los adultos a orar con niños todos los días e incluir en esas oraciones a todas las personas afectadas por el coronavirus.

Visite https://www.unicef.org/es/coronavirus/como-hablarle-a-tu-hijo-sobre-coronavirus-covid-19  para recursos adicionales sobre hablar con los niños sobre la crisis de salud.