Blog

Respondiendo en misericordia a la pandemia de COVID-19

13 de marzo de 2020 | Making Connections, Preocupaciones de salud pública

Un mensaje del Obispo W. Shawn McKnight

Queridas hermanas y hermanos en Cristo,

A medida que crece el impacto de la pandemia de coronavirus (COVID-19), le pido a la gente de la Diócesis de Jefferson City que se una a mí para orar por aquellos que están enfermos, sus seres queridos, los profesionales de la salud y todos los que trabajan incansablemente para mitigar el terrible sufrimiento causado por el coronavirus. Nuestra misión como Iglesia continúa, incluso cuando modificamos nuestras actividades normales por el bien común.

Seguimos escuchando a los funcionarios de salud pública que solicitan ayuda para frenar la propagación del virus. Nos informaron que los adultos mayores de 60 años están en mayor riesgo, mientras que las personas más jóvenes generalmente no se ven afectadas a menos que tengan un problema de salud subyacente.

Por lo tanto, estoy dando una dispensación a los católicos de 60 años o mayores en la Diócesis de Jefferson City de la obligación de la misa dominical hasta nuevo aviso. Esto se suma a los que ya se les dispensó debido a una enfermedad o un sistema inmunitario debilitado. Para aquellos que no pueden asistir a la misa, si es posible, participen virtualmente en la misa en su parroquia local a través de las redes sociales e Internet. Pasar una cantidad de tiempo similar leyendo las Lecturas de las Escrituras dominicales (que se encuentran en http://www.usccb.org/bible/lecturas/) y rezando el Rosario o la Divina Misericordia sería loable.

A partir de hoy, hemos emitido nuevos protocolos litúrgicos para nuestras parroquias.

Muchos de nuestros sacerdotes son parte del rango de edad más vulnerable al coronavirus. Se solicita a los sacerdotes mayores de 60 años que practiquen el distanciamiento social (al menos seis pies de distancia de los demás) durante la celebración de la misa, lo que significa que no deberían saludar a las personas antes y después de la misa; deben observar un espaciado apropiado en las procesiones y cuando estén sentados; y ellos no deberían distribuir la Sagrada Comunión a la asamblea. Los ministros Ordinarios y Extraordinarios de la Sagrada Comunión quienes sean menores de 60 años deben ser utilizados para la distribución de la Comunión a los fieles.

Nuestros directores de escuelas han recibido comunicación de nuestro superintendente de escuelas con respecto a cómo nuestras familias escolares y las escuelas deben evaluar viajes y la posibilidad de cierres escolares.

Si bien nuestra diócesis no ha visto la cantidad de casos confirmados que se han informado en otros lugares, deberíamos estar planeando cómo podemos ser testigos del amor de Dios durante esta terrible crisis. Les pido a nuestros pastores y líderes de la parroquia que consideren formas prácticas en que su parroquia puede apoyar a los más afectados por cualquier crisis: los aislados, los pobres y los olvidados.

Las parroquias pueden comenzar a recopilar información de personas aisladas y agradecerían que alguien verifique su estado, o tal vez les ofrezca apoyo si se enferman. Los profesionales de la salud pueden apreciar saber que hay una comunidad que los apoya si son llamados a turnos extensivos o se enferman ellos mismos y, por lo tanto, no pueden cuidar a sus familias. Muchos empleados pagados por hora están perdiendo sus ingresos a medida que cierran los principales eventos deportivos y lugares de entretenimiento. Los católicos pueden querer aumentar su apoyo a Caridades Católicas y otras agencias a las que se llamará para proporcionar las necesidades básicas de estos trabajadores y sus familias.

Nuestro personal diocesano ofrece un proceso para que las parroquias establezcan estos Equipos de Caridad Y Misericordia.

Algunas parroquias pueden determinar el cancelar o posponer reuniones no esenciales. Esta decisión debe tomarse a nivel parroquial. Si el evento cancelado o pospuesto tenía la intención de recaudar dinero para un ministerio o servicio, considere ofrecer a las personas un medio alternativo para contribuir al ministerio o servicio.

Cuando la transmisión de COVID-19 se generalice y el Departamento de Salud y Servicios para Adultos Mayores de Missouri declare que la “transmisión comunitaria” este tomando lugar en nuestra área, la celebración pública de la Misa cesará hasta nuevo aviso. Estamos proporcionando instrucciones más detalladas a nuestras parroquias con respecto a las celebraciones de bodas, funerales y bautizos si esto sucede, pero en general, tenga en cuenta que la asistencia a estas celebraciones será limitada.

La fuente de información más confiable para todos nosotros son los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Su sitio web en español es www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index-sp.html. En inglés www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/ También puede encontrar más información sobre cómo nuestra diócesis está trabajando en conjunto en https://diojeffcity.org/public-health/#noticias-de-salud-p%C3%BAblica.

Las vidas de muchas personas están siendo interrumpidas por el coronavirus y nuestros intentos de detener su rápida propagación. En este tiempo de Cuaresma, aumentemos nuestras oraciones, ayunos y limosnas, para que la gran compasión y amor de Dios sea una fuente de esperanza y consuelo para todos.

Con oraciones por la protección del Inmaculado Corazón de María,

Estoy sinceramente en Cristo.


Reverendísimo W. Shawn McKnight
Obispo de la ciudad de Jefferson